Tras 6 meses, el Acuerdo Plurianual evidencia la firma de un fiasco