Prevención de Riesgos Laborales | REPARTO EN MOTO (algunos consejos)

Aunque gran parte de lo que sigue resulta obvio, pensamos que no está de más recordarlo.

Es evidente que los ritmos de trabajo se han endurecido en los últimos tiempos. Aumentan los recargos y la presión de cada día, siendo cada vez más difícil terminar la tarea que se nos asigna.

Y muchas veces nos dejamos llevar por el mal entendido “celo profesional”, hasta poner en riesgo nuestra integridad. Vamos con la moto perdiendo el culo, ignorando las señales de tráfico, a toda pastilla, como si nos fuera la vida en ello.

No debemos olvidar que si no cuidamos de nuestra salud, nadie lo hará por nosotros.

 

1-VIGILANCIA DEL ESTADO GENERAL DE LA MOTO.

Evidentemente,sería Correos quien debería hacerse cargo de la puesta a punto, y del perfecto mantenimiento de las motos.

De hecho, en el “pliego de condiciones técnicas para la contratación del servicio de mantenimiento integral de la flota de motos de Correos” de junio del 2013 se recogen una serie de exigencias muy interesantes:

Se habla de un mantenimiento preventivo que comprendería el conjunto de operaciones que es preciso realizar periódicamente en las motos, a fin de evitar la aparición de averías,disminuir su intensidad y prolongar la vida útil del vehículo: comprobación de niveles, estado de limpieza del filtro de aire, ajustar y comprobar frenos,asegurar retrovisores,comprobar el estado y asegurar la pata de cabra y el caballete; control de luces, revisar la batería y el estado de los neumáticos.

Por otra parte en el caso de la moto Liberty 125 se debería realizar una revisión general cada 4.000 km o cada año. Para las Peugeot Tweet ,el plazo sería cada 2.500 km, o al año.

Se menciona también un mantenimiento específico en las carterías de Correos. Serían pequeñas reparaciones realizadas “in situ”, en las carterías: reparación de pinchazos, cambio de manetas, espejos, pilotos, lámparas, pantallas,etc. En las unidades con hasta 9 motos, se debería pasar como mínimo una visita al año, y siempre que fuese necesario.

Y por supuesto se habla de un “mantenimiento correctivo o extraordinario”: el arreglo de averías o desajustes que impiden la utilización del vehículo o afecten al normal rendimiento del mismo.

En este punto, vienen marcados unos tiempos de intervención muy exigentes. Por ejemplo, en reparaciones de menos de 4 horas de trabajo, la moto debe estar en la cartería al siguiente día hábil.

Como sabemos que la empresa no siempre se ocupa de lo que debería, y para garantizar nuestra seguridad, seremos nosotros mismos quienes estemos atentos:

  • · al dibujo de lo neumáticos: sin un buen dibujo,disminuye la adherencia.
  • · a la presión adecuada de los neumáticos: evitando así inestabilidad en giros y curvas.

· a la holgura de la dirección: colocando la moto en el caballete, tiramos de la rueda hacia atrás y hacia adelante. Comprobamos así que no va dura (rodamientos gripados) o suelta (la moto serpentea o vibra en frenadas.

· a los frenos: el tacto de los frenos debe ser constante y nunca esponjoso(hay aire en el circuito),y debemos controlar que las pastillas no estén gastadas (se pueden bloquear los frenos en marcha).

· a las pérdidas de líquidos: antes de arrancar comprobaremos que la moto no pierde líquidos, porque podemos caernos por el aceite o nos podemos quedar sin frenos.

  • · comprobaremos que el cofre cierre correctamente.

 

2-RESPETAR LAS NORMAS DE CIRCULACIÓN.

¡Es una obviedad!

Pero en el día a día, no lo hacemos: nos saltamos algún que otro stop; nos montamos en las aceras; las direcciones prohibidas no las vemos,... y un largo etcétera.

Este comportamiento deriva claramente de unos ritmos de trabajo abusivos.

Hay que terminar el trabajo, hay que correr, correr, correr.

No nos pagan por jugarnos la vida. Tengamos precaución y olvidemos las prisas alocadas.

Si actuamos así, evitaremos multas (que deberemos pagar nosotros solitos), y lo que es más importante, trabajaremos con mayor seguridad.

 

3-COMUNICAR INCIDENCIAS A JEFE UNIDAD.

Debemos comunicar cualquier tipo de incidencia que tengamos con la moto (y cualquier otra, por supuesto) al jefe de la Unidad.

Recomendamos hacerlo por escrito y por duplicado,para que el jefe nos firme el recibí.

En caso de que se niegue a recoger nuestra solicitud, se puede recoger la firma de dos compañeros que estén presentes y que actuarán de testigos. También se puede pasar por registro el escrito que hayamos preparado.

 

4-PROTOCOLO DE SEGURIDAD.

Periódicamente Correos nos recuerda la obligatoriedad del cumplimiento del “Protocolo de Actuaciones en Materia de Seguridad”. Los puntos referidos a actuaciones en las motos nos obligan a:

  • · apagar el contacto, retirando la llave de aquel y portándola consigo.
  • · verificar que dejamos el cofre cerrado y la dirección bloqueada.

Evidentemente,el cumplimiento de esos puntos ralentiza claramente el desarrollo de nuestro trabajo. Pero debemos ser “obedientes”, porque en caso contrario las consecuencias recaerán directamente sobre nosotros.

Correos bien se encarga de hacernos firmar mil y un papeles, para que nos demos por enterados.

Debemos trabajar a un ritmo humano, sin dormirnos, evidentemente, pero sin ir como locos. Cumpliendo las variadas exigencias que los manuales de reparto de Correos nos ponen, estando atentos a las medidas de seguridad impuestas y respetando las normas de circulación , además de realizar correctamente nuestro trabajo,conseguiremos evidenciar la necesidad de un aumento de la plantilla de trabajadores.

 

¡No vayamos como motos!

¡Mucha calma!